Formación en el manejo de maquinaria para artes gráficas

flexografia

Un buen distribuidor de productos de artes gráficas es aquel que es capaz de proporcionar el mejor end seal a medida para una nueva máquina de flexografía y conseguir que este obturador no se deforme y ofrezca las mejores prestaciones y la máxima durabilidad. O que pueda ofrecer anilox a medida con una precisa grabación.

Pero además de ofrecer toda esta serie de consumibles personalizados, un buen distribuidor de artes gráficas tiene que ofrecer a sus clientes formación en el manejo de sus nuevas maquinarias.

Un terreno en constante evolución

En las artes gráficas es necesario estar siempre al día de todo lo que va saliendo en el sector desde el punto de vista tecnológico. La diferencia entre estar o no actualizados puede suponer para una empresa su permanencia en el sector, altamente competitivo y donde quedarse atrás es una garantía de desaparición.

Pero por muy expertos que puedan ser en el terreno concreto de las artes gráficas en el que puedan estar especializados, adaptarse a una maquina nueva siempre conlleva un periodo de aprendizaje. Cada aparato tiene sus propias especificaciones, sus trucos para conseguir obtener el máximo rendimiento y sus características diferentes de otras máquinas.

Tener experiencia implica que se aprende rápido a manejar este tipo de aparatos, pero no quiere decir que se vaya a saber todo sobre ellos, por lo que la formación es necesaria para poder obtener el máximo partido en la compra de este tipo de maquinaria.

Los distribuidores y la formación

Los distribuidores tienen un importante papel en la formación del personal que va a trabajar con las máquinas que ellos mismos venden y para esto trabajan codo con codo con las marcas que venden. En ocasiones, son los propios vendedores los que reciben cursos de formación para conocer muy a fondo todas las máquinas con las que trabajan y poder, a su vez, formar a los clientes.

Otras veces, ellos conocen sus características, pero para formar a fondo en el manejo tienen contacto con personal de la marca que se encarga de desplazarse a las empresas que han comprado los aparatos para darles los cursos de formación específicos.

En cualquiera de los dos casos, se garantiza que el cliente va a conocer bien el producto que ha adquirido y podrá usarlo consiguiendo extraer todo su potencial, lo que supone una mayor satisfacción con la compra y una alta calidad en los trabajos que se realicen.

Esta entrada fue publicada en Digital. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *