Ideas para organizar tu despacho en casa

Si trabajas en casa, sabrás la gran importancia que tiene contar con un espacio en el que lograr abstraerte y alcanzar la mayor productividad posible. También es cierto que si tienes en ella tu propio despacho ya cuentas con una gran ventaja y con una estancia en la que, bien ordenada y aprovechada, puedes llegar al rendir al mejor nivel.

Sin embargo, para alcanzar tal nivel de productividad, es fundamental que el despacho esté bien organizado, con todo tu material de trabajo en orden y en su sitio, de manera que sea fácilmente localizable en el momento en el que lo necesites.

Un despacho despejado y organizado no solo proporciona una mejor imagen, sino que conlleva ahorro de tiempo y puede mejorar la concentración y el bienestar de quien trabaja en él.

  1. Instala estanterías abiertas

Las estanterías metálicas abiertas constituyen una solución genial para la organización de carpetas, archivadores, libros y documentación de tu despacho. Puedes dividir los estantes por temáticas o por fechas para saber exactamente dónde se ubica cada documento que quieres localizar.

Además, al encontrarse abiertas evitas la pérdida de tiempo que supondría estar abriendo y cerrando puertas o cajones para ver el contenido de cada uno de ellos.

  1. Deshazte de todo lo que no necesites

Es cierto que en la práctica es más fácil decirlo que hacerlo, porque en esta tarea siempre surgen muchas dudas y la tentación de conservar “por si acaso”. Pero lo más probable es que hayas ido acumulando cosas por no haber dedicado tiempo para separar lo útil de lo desechable.

Piensa que, cuantas menos cosas te quedes, más fácil será organizar y localizarlas. Además, hazlo consciente de que inevitablemente seguirás acumulando documentos poco a poco, por lo que deberías dejarles espacio de forma preventiva.

  1. Une los cables

Hoy en día, cualquier despacho cuenta con diferentes equipos y dispositivos conectados no solo a la corriente eléctrica, sino también entre sí: ordenadores, monitores, flexos, teléfonos, impresoras, cargadores de móviles, routers, etc.

Lo más común es que, fruto de estas conexiones, terminen formándose marañas de cables que entorpecen los movimientos y con los que incluso podemos tropezarnos. Para evitarlo, trata de unir los cables que van en la misma dirección con un velcro, haciendo que pasen tras el escritorio o por lugares donde no exista riesgo de tropezar con ellos.

  1. Apuesta por un toque verde

Colocando alguna planta en una esquina y en un espacio de la estantería le darás un toque más verde, natural y fresco a tu despacho que te hará sentirte mucho más cómodo trabajando.

¡Pruébalo y comprueba el resultado!

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.